China eliminará las barreras comerciales: Trump

Ajustar Comentario Impresión

Beijing advirtió que impondrá aranceles debido a la decisión de Trump de decretar medidas proteccionistas como castigo al robo de propiedad intelectual estadounidense por parte de China.

China pide la intervención de la OMC, que se ofrece a su vez como mediadora para que ambas partes resuelvan su disputa sin entrar en litigios.

Xi anunció además que el país incrementará su volumen de importaciones y reducirá los aranceles a la compra de vehículos extranjeros y de otros productos procedentes del exterior, con el objetivo de equilibrar su balanza comercial que acusa un elevado superávit.

"China no está tratando de lograr un excedente comercial", aseguró Xi, en un momento en que el inmenso déficit de Estados Unidos con respecto al país asiático, que sumó 375 mil millones de dólares en 2017, es uno de los principales motivos de queja del presidente estadounidense. En la misma etapa, las inversiones europeas en China bajaron a 8 mil millones de euros, principalmente por la falta de protección y por el difícil acceso al mercado.

Menos de 24 horas después de aquel anuncio, Pekín anunció la imposición de aranceles del 25% a 106 productos estadounidenses, como la soja, los automóviles y los productos químicos.

"El ejército chino tiene la habilidad y está determinado a derrotar cualquier intento de dividir a la patria, y tomará todas las medidas necesarias para defender la soberanía y seguridad nacionales y la integridad territorial", dijo Wu.

El mandatario estadunidense publicó en su cuenta: "China quitará sus barreras comerciales porque es lo correcto".

Xi prometió en su discurso del foro económico de Boao "flexibilizar rápidamente las restricciones para la participación extranjera", sobre todo en los autos. Sin embargo, este tipo de declaraciones son tomadas con bastante escepticismo por las firmas extranjeras porque se repiten desde hace años sin demasiados cambios reales.

Los Estados Unidos (EU), a pesar de haber impulsado por décadas el libre comercio, se ha pronunciado en contra de ello, debido a que terminó siendo economía perdedora en dicho proceso, siendo China la economía victoriosa.

En los últimos días tomó mayor fuerza la embestida, con la aprobación por parte de Washington de gravámenes adicionales hasta por 100 mil millones de dólares sobre miles de productos chinos como el acero, aluminio, tecnológicos, de la robótica y algunos bienes de consumo.

La escalada de la tensión entre las dos superpotencias económicas está afectando a los mercados financieros, mientras los inversores se preocupan del impacto en el comercio y el crecimiento mundial, afectando a las acciones, al dólar y a una serie de productos más riesgosos como el cobre, al tiempo que impulsa a activos seguros como el yen y el oro.

Comentarios