Mayoría en Venezuela considera Constituyente como via para diálogo

Ajustar Comentario Impresión

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela propuso hoy elegir el 30 de julio a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) lo que subió los ánimos del Gobierno, que impulsa el cambio de Constitución, y de la oposición que rechaza el mecanismo y en respuesta ha llamado a la "rebeldía".

Lucena subrayó, que en los últimos años de las últimas elecciones no hubo un número tan alto como este, "en total recibimos un total de solicitud de denominaciones de las cuales ya están aprobadas 67 y 30 fueron negadas".

La celeridad del CNE coincide con una ola de protestas antigubernamentales que arrancaron en abril exigiendo la celebración de comicios generales para solucionar la crisis que afecta a Venezuela, y que para la fecha acumulan 65 fallecidos y más de dos mil 500 detenidos, según cifras del Ministerio Público. "Una minoría que no llega ni a 3 millones de venezolanos quiere imponer la Constituyente a 27 millones", rechazó. "Se irán anunciando, expresó el presidente del Poder Legislativo".

"La señora Lucena avala con su accionar la abolición del sufragio universal", añadió el secretario general de la OEA, quien acusa a las instituciones fieles a Maduro, incluyendo al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de "sepultar definitivamente el derecho del pueblo venezolano a la democracia". "Maduro está atrapado porque el chavismo sabe que esa propuesta es la destrucción de lo único que dejó Chávez", sentenció.

Durante su programa Los Domingos con Maduro, recordó que una de las tareas del proceso constituyente es "avanzar hacia una nueva economía productiva, que permita superar el modelo rentista petrolero". "Si no, no hubiera habido un récord (de 55.314 aspirantes a candidatos), dice la presidencia del Consejo Nacional Electoral (Tibisay Lucena) que nunca había habido un nivel de postulación y participación como en este caso", dijo en el espacio, transmitido desde el parque Vinicio Adames, en el estado Miranda.

Almagro tachó la convocatoria de la Asamblea Constituyente de "una iniciativa presidencial que carece a todas luces de cualquier tipo de legitimidad" y que es "ilegítima, inconstitucional y fraudulenta".

"Resulta impensable en cualquier sistema de gobierno democrático que la persona que dirige el Consejo Nacional Electoral se preste a ser el órgano que ejecuta el fin de la democracia", afirma el texto.

Comentarios