Borg: "Nadal es el mejor jugador de la historia sobre arcilla"

Ajustar Comentario Impresión

No solo no perdió un set, sino que en total cedió apenas 35 games, la segunda mejor marca histórica para un campeón de Grand Slam en Era Abierta.

Nadal obtuvo una victoria dominante en poco más de dos horas contra el suizo, por 6-2, 6-3, 6-1 y ganó así su 15º Grand Slam.

En la cima de la clasificación se mantiene el británico Andy Murray con 9.890 puntos, por 7.285 de Nadal, quien por fuerza recortará distancias en los inminentes torneos de hierba, que el año pasado no disputó. Tanteo inicial, por los innegociables nervios de una final 'grande' y el respeto mutuo con un Stan Wawrinka, 32 años, que había cazado sus tres finales anteriores de Grand Slam.

"Volver a la final y ganar el décimo título aquí es increíble".

Lo hecho por el español en el recién concluido torneo de Roland Garros es de otra dimensión.

También ayer en la final de Roland Garros fascinó a los aficionados al tenis con en el segundo set, que finalizó 6-3, con un drive paralelo sin mirar y ajustado a la línea que atemperó un revés cruzado.

El español de 31 años lució apabullante de principio a fin frente al suizo, tal como lo hizo ante todos sus rivales en las últimas dos semanas para hacerse de la Décima. Nadal aseguró que en cada partido intenta "dar lo mejor", pero reconoció que cuando entra en la Philippe Chatrier su sensaciones "son especiales, difíciles de comparar". Tiranizó Roland Garros de 2005 a 2008, de 2009 a 2014 y vuelta a empezar en 2017, sobreponiéndose a un 2015 de dudas personales, de "lesión mental", como él mismo proclamó.

Pero el suizo, apodado "Stanimal", se vio impotente ante la exhibición de supremacía de Nadal en tierra batida.

De esta manera, se convirtió en el cuarto jugador más joven de la historia en ganar el torneo, a la edad de 19 años y dos días, y el segundo en ganar Roland Garros en su primera participación por detrás de Mats Wilander.

"No es habitual entregar los diplomas en estas fechas, pero Rafel me dijo que quería estar presente y que aplazara la ceremonia hasta después de Roland Garros, porque iba a ganar ese torneo", explicó Devitt.

Comentarios