Alerta mundial — Cambio climático

Ajustar Comentario Impresión

Pero suspender la aplicación del acuerdo de París es "una violación del derecho internacional", advierte Arnaud Gossement, abogado en derecho ambiental.

Aunque Trump declaró que Washington estaría dispuesto a reincorporarse al acuerdo si pudiera obtener unos términos más favorables, los tres líderes europeos reiteraron que el tratado no puede ser renegociado "dado que es un instrumento vital para nuestro planeta, sociedades y economías".

En 2015, el acuerdo fue firmado por 195 países, entre ellos Estados Unidos. Ahora, solo Estados Unidos, Siria y Nicaragua están fuera. Quedarse apenas si reduciría el calentamiento global, de acuerdo con el panorama presentado como justificación del abandono del Acuerdo. Cada país, actuando de buena fe y de manera voluntaria, debía fijarse sus propias metas.

A lo que agregó: "Puede que aún lo haga, pero lo cierto es que ha convertido al mundo en un lugar seguro para la influencia china". Según sus cálculos, tomaría entre 15 y 25 años volver a la senda trazada por el Acuerdo de París en 2016.

De otro lado, la decisión de Trump dejaría a EE.

Tras conocerse la noticia, la postura de China frente al pacto atrajo la atención de la prensa internacional. UU., incluidos republicanos, le habían insistido a Trump que no se retirará. Algo en lo que hizo hincapié durante su anuncio de este jueves.

Argumento: "Nuestro país estará en grave riesgo de bajones de tensión eléctrica y apagones, nuestros negocios llegará a su fin en muchos casos, y las familias estadounidenses sufrirán las consecuencias en forma de pérdida de puestos de trabajo y una disminución de la calidad de vida".

Pruitt, sin embargo, se negó a responder si Trump cree o no en el cambio climático como un hecho comprobable científicamente, alegando que no tuvo "oportunidad de esta discusión con él".

David Frum, editor en la revista estadounidense The Atlantic, considera que EE.UU. ya no es el líder que sus socios alguna vez respetaron, "sino una fuerza impredecible y peligrosa en asuntos internacionales, contenida y disuadida por nuevas coaliciones de examigos".

Este es un duro revés para los socios europeos, que pusieron en marcha una agresiva campaña para convencer a Trump de que el liderazgo estadounidense es clave en la lucha contra el cambio climático.

Y lo mismo pasa con la industria automovilística, que año tras año se ha ido moviendo hacia la producción de vehículos más eficientes y menos contaminantes. La misma cifra que la ONU dejará de percibir de Washington tras la decisión de Trump.

Esa alegría planetaria se tornó en consternación el jueves, tras el anuncio de Trump de que "Estados Unidos cesará toda la implementación del acuerdo", en un momento en que quedan por definir numerosos reglamentos. Es decir, retirarse de París no provocará cambio alguno que ya no haya sido provocado por sus decisiones anteriores.

Para Sachs, por tanto, la decisión de Trump solo cumple con un solo objetivo: "Demostrarle al mundo, sin que ya quepan dudas, que los estadounidenses elegimos a un presidente incompetente".

Comentarios