Manifestantes prenden fuego a un ministerio en una protesta contra Temer — Brasil

Ajustar Comentario Impresión

Temer dijo que las manifestaciones para pedir su renuncia en Brasilia "ocurrieron con exageraciones", pero en ningún momento citó su decisión de haber enviado a soldados del Ejército a ocupar las calles de la capital, una decisión que revocó este jueves.

El debilitado presidente de Brasil decretó la intervención de las Fuerzas Armadas para "garantizar la ley y el orden" en Brasilia.

Este movimiento fue fue llamado como la "Marcha de las Centrales Sindicales", misma que ya había sido convocada desde antes del escándalo de Michel Temer, pero era para protestar en contra de reforma del sistema de pensiones, sin embargo ahora piden la renuncia del presidente.

"Esto es una dictadura, ni el gobierno de los militares hacía esto".

Manifestantes realizan barricadas y se enfrentan con la policía en la Explanada de los Ministerios, como se denomina a la región de Brasilia que alberga a los ministerios y las sedes de los tres poderes del Estado.

Las autoridades reprimieron a los manifestantes con bombas de gas lacrimógeno y los incidentes se fueron desatando en diversos puntos de la Explanada de los Ministerios, una céntrica avenida en la que se concentran todos los edificios del poder público brasileño.

La salida de Mabel se produjo luego de que este martes fuera detenido otro asesor especial del presidente, Tadei Filippelli, ex vicegoberandor de Brasilia acusado de participar de desevíos en la construcción del estadio Mané Garrincha, sede del Mundial 2014 y donde jugó en cuartos de final Argentina contra Bélgica.

Temer está en el ojo del huracán desde hace unos días por unas confesiones hechas por directivos del grupo JBS que lo involucran directamente supuestos actos de corrupción, por los que la Corte Suprema ha decidido iniciar una investigación. "Expresión, por lo tanto, del compromiso en superar la crisis" económica, agregó.

Varios aliados parlamentarios de Temer ya se preparan para la posible salida del líder conservador, según varios medios brasileños.

Además de la dimisión de Temer, pedían elecciones directas para elegir al siguiente Presidente (la Constitución establece que, si Temer es apartado del cargo, la presidencia caerá en manos del presidente del Senado, en este caso, Rodrigo Maia, un conservador también investigado por corrupción, tal como casi el 80% de los legisladores) y el desmantelamiento de los proyectos de austeridad del actual Gobierno.

Comentarios